Etiquetas

, , , , , ,

Desde casi los primeros días de vida, nuestro bebé ha manifestado, durante una franja horquilla de 2 a 4 horas, una serie de síntomas que al principio nos preocuparon bastante:

  • episodios de pequeños espasmos
  • lloros profundos y desconsoladores, hasta llegar casi a una especie de ahogo
  • miembros rígidos, sobretodo las piernas
  • duran un minuto aproximadamente y desaparecen, pero vuelven a los 5/10 minutos.

Cuando todavía estábamos en el hospital, el primero que le dio recuerdo que fue entre las 9 y las 12 de la noche. Cuando pasó a la habitación una enfermera, nos dijo que podrían ser cólicos, y nos recomendó que le diéramos unas chupaditas de un biberón con infusión de manzanilla sin azúcar ni nada. No le sirvió de nada, pero ya teníamos la primera noticia de que podría tratarse de cólicos del lactante.

Cuando llegamos a casa, al tercer día desde el nacimiento del pequeño, la cosa siguió cada día, y en la primera visita al pediatra nos dijo que por los síntomas que le comentábamos, seguro que eran cólicos del lactante, que no nos preocupásemos, que era relativamente normal y que se le iría pasando. Nos quedamos más tranquilos porque su pediatra apenas le dio importancia.

No obstante, los episodios siguieron, y empezamos a informarnos por otras vías, a través de un par de libros que hemos comprado, y también en la red.

Todos confirman la conclusión de la pediatra: «no hay que preocuparse», pero abundan los remedios, que parece que van en dos líneas:

  • Físicos. Me refiero a métodos como el siguiente:
    • Coger al bebé tumbado sobre el antebrazo, mirando hacia el frente, con la cabeza en la parte interior de la articulación del codo, y la mano en el paquete/barriga.
    • Coger al bebé en brazos de forma normal, con chupete, y acunarlo. Este nos ha funcionado bastante bien a nosotros para rebajarle ese dolor inconsolable que tiene.
    • En general, darle el chupete le calma, aunque cuando vuelve el dolor, lo tira y sigue el desconsuelo.
    • Dicen que la leche materna reduce la probabilidad de cólicos. Nosotros no lo sabemos porque le estamos dando biberón con leche artificial.
    • Parece que darle ciertos masajes al bebé moviéndole las piernas circularmente, como si fuera en bicicleta, incluso sobre el abdomen, pueden ayudarle, pero hay que dárselos cuando no está pasando el cólico, o verá las estrellas de dolor.
    • También hay que intentar usar una tetina que esté preparada para reducir la probabilidad de cólicos. Nosotros usamos unos biberones de Philips Avent muy anticólicos, pero que no funcionan nada.
  • Químicos. Con esto me refiero a algunos medicamentos que hay en el mercado para atenuar los síntomas, aunque de momento, no los conocemos y solo hemos leído sobre ello. También suele suceder que los cólicos se confunden con intolerancia a la proteína de la leche de vaca que llevan algunas leches para bebés. Nosotros le estamos dando la misma que nos dieron en el hospital los primeros días de vida, NAN 1 de Nestlé, y la pediatra de la Seguridad Social nos dice que es muy buena. Veremos en la próxima visita al pediatra si nos cambian la leche.

La cuestión es que con independencia de que «no haya que preocuparse» y que «los cólicos se acaban yendo» (generalmente alrededor de los 3 meses de vida…) el bebé está sufriendo cada vez que le llegan.

Además, suelen llegarle al final de la tarde, pero sobretodo, al principio de la noche e incluso madrugada. Anoche, sin ir más lejos, se calmó a las 2’30 de la madrugada, desde las 00’00. Los días que ha tenido el episodio de 2-4 horas al final de la tarde, ha pasado buena noche, y los padres lo agradecemos.

Bueno, mañana y pasado tenemos pediatra (estamos yendo tanto a la Seguridad Social como a un pediatra privado que nos han recomendado) y a ver si conseguimos concretar, porque ante el poco análisis que ha hecho la pediatra de la Seguridad Social (apenas escuchar nuestros comentarios), nos surge la duda de si realmente el bebé tendrá un problema de cólicos o algo distinto.

Unos amigos que tienen un bebé de 13 meses, también pasaron por esto, y estuvieron varias veces en urgencias asustados. Les cambiaron la leche para ponerle una leche de la marca Enfalac que parece que facilita la digestión del bebé, y ahí mejoraron, pero es una leche de unos 28€ el bote de 800gr, aunque si ayuda al bebé, es lo de menos.

Por lo que hemos podido leer, parece que los cólicos pueden aparecer en un 15%-20% de los casos, y que se deben a la inmadurez del aparato digestivo del bebé. En cuanto se acaba de formar, la cosa mejora.

Seguiremos atentos, pero estamos algo preocupados.